titulo

ESTE BLOG PRETENDE MOSTRAR LAS BELLEZAS NATURALES Y ETNOGRÁFICAS DE LA ZONA NOROCCIDENTAL DE MARRUECOS. PERTENECE A UN GRUPO DE AMIGOS QUE DESDE 2003 PRACTICA EL SENDERISMO TODOS LOS DOMINGOS POR LOS ALREDEDORES DE TETUÁN. CONTACTO: gorgueste@gmail.com

¡¡¡¡¡¡¡¡¡ KELTI !!!!!!!!!!!!!!!!

¡¡¡¡¡¡¡¡¡ KELTI   !!!!!!!!!!!!!!!!

MONOGRÁFICOS.

miércoles, 14 de marzo de 2018

CUMBRE DEL BOU ZAITUN DESDE ZARKA

Dar Jannus al pie del Bou Zaitun y el pico  del Sidi Timin vistos desde el Jebel Kelti.

Para completar la información de este circuito conviene leer una de las entradas del blog donde se habla de la geomorfología, la geología, la botánica, la fauna y la economía de esta zona. En ella también se detallan los circuitos posibles para volver a Zarka desde Dar Jannus y se comenta la importancia arqueológica de la Cueva de Caf Taht el Ghar.

Circuito de Zarka_Sidi Timin
http://tetuangorgues.blogspot.com.es/2011/03/montana-del-bou-zaitun-1332011.html

Emplazamiento de la zona visitada.

El recorrido se inicia en Zarka, donde se dejan los coches en el borde de la carretera o en un ensanche que hay a la izquierda antes de llegar a la cascada. 
Aunque el lugar es conocido por este nombre, tal vez por alusión al azul del agua de la cascada, sobre el mapa topográfico el pueblo figura con el nombre de Yarrhite y tiene dos barrios, el oriental y el occidental.


Coches aparcados a la derecha de la carretera antes de llegar a la cascada.

Los fines de semana el lugar está muy concurrido aunque si se llega pronto por la mañana no hay dificultades para aparcar.

Desde aquí seguimos dos itinerarios diferentes para subir a la cumbre del Bou Zaitun y la bajada tiene también varias posibilidades.

Hornos de cal desde donde se inician los dos itinerarios.

1.- El itinerario que describiremos en esta entrada es el que realizamos con menos frecuencia ya que es el más complicado por la gran pendiente que tiene; aunque la cumbre del Bou Zaitun tiene solo 1215 m de altitud, no hay que olvidar que partimos del nivel del mar.
Básicamente consiste en subir, por un sendero que parte desde los hornos de cal, a media ladera, el valle principal, por el lado opuesto al Sidi Timin.  Una vez enfrente del Sidi Timin, se atraviesa una pedrera y  hay que realizar un fuerte ascenso a la cumbre por la vertiente occidental, pasando por varias cuevas. Se puede bajar por el mismo lugar o bien se puede continuar por la cumbre hasta Dar Jannus y desde allí hay dos opciones:
- Bajar por Sidi Timin a Zarka
- Volver a Zarka por Mechkoura, pudiendo visitar la cueva prehistórica de Caf Taht el Ghar.


Subida al Bou Zaitun por la vertiente occidental.

Mapa topográfico con el circuito de subida por la vertiente occidental y vuelta por las canteras.

Mapa topográfico con el circuito de subida y bajada por la vertiente occidental.

2.- Hay un segundo itinerario que hacemos para subir a la cumbre del Bou Zaitun que pasa por la ladera oriental; desde los hornos de cal, situados sobre la cascada de Zarka, nos dirigimos a la cantera junto a la pista que va a Mechkoura, visitamos la cueva prehistórica de Caf Taht el Ghar y desde allí acometemos un fuerte ascenso a la cumbre y descendemos hacia Dar Jannus.

Subida por la vertiente oriental.

Vista de la explotación de gravilla de las canteras desde la senda de subida de la vertiente oriental.

Fuente  en el trayecto de la vertiente oriental.

Mapa topográfico con el circuito de subida y bajada por la vertiente oriental.

ITINERARIO DE LA VERTIENTE OCCIDENTAL

Partiendo de los hornos de cal se tuerce a la derecha, y se inicia un ascenso hasta la mitad de la ladera subiendo el valle del río Zarka.


Vista de los hornos de cal durante el ascenso inicial.

Al fondo el río  Zarka, el barrio oriental de Yarrhite y el humo negro del horno de cal porque a veces queman no solo leña sino todo tipo de residuos, incluidos neumáticos.

Desde más arriba se observa el barrio occidental de Yarrhite y su mezquita.

La planicie situada sobre los hornos se usa como campo de fútbol.

Senda a media ladera.

A medida que se asciende se amplía la panorámica sobre la parte baja del valle del río Martil y su desembocadura, y se observa muy bien Tetuán, Cabo Negro, El Dersa, Ceuta y hasta el Peñón de Gibraltar y la costa de Málaga y Granada.

Panorámica sobre Tetuán.

Pista del aeropuerto de Sania Ramel en el valle del Martil y fábricas de ladrillos rodeadas de balsas originadas por inundación de las oquedades que quedan tras extracción de arcilla.

Desde el primer plano hacia el fondo se divisan: Tetuán, Rincón, Ceuta, Gibraltar y la costa de Málaga.

Tetuán y el embalse Smir.

Zona industrial de Coelma, Martil y Cabo Negro.

Cabo Negro y la desembocadura del río Martil.

El grupo frente al pico del Sidi Timin, situado al otro lado del valle, durante el ascenso.

Atravesando la enorme pedrera inestable que ocupa una parte importante de la ladera.

La parte superior de la pedrera.

Vista de la pedrera desde arriba.

Atravesando la pedrera.

Superada la pedrera hay que aproximarse a una pared vertical para continuar el ascenso cada vez más complicado.

Llegada junto a la pared vertical.
Aquí sobre 2008 se estrelló una avioneta de traficantes y murieron los dos ocupantes.

La carcasa de la avioneta y los elementos más grandes desaparecieron pronto, pero aún se encuentran algunos objetos como esta parte trasera de un asiento.

Esto parece ser un trozo de ala.

Para continuar hay que trepar junto al farallón.

A falta de piolet, hay que trepar como se puede.

Hay que asegurarse bien donde se ponen los pies y sobre todo no mirar para atrás si se tiene vértigo.

Superado este tramo es el momento de observar el precipicio y las cuevas que quedan a la izquierda.

El nuevo reto es subir hasta la cueva que se ve al frente. La cuesta para llegar hasta la boca es empinada pero está cubierta de hierba que ayuda a que las botas se agarren bien y los resbalones sean menos peligrosos que en los tramos anteriores.

La boca de la cueva.

Llegada a la entrada de la cueva.

Exploración de la oquedad.

Descendiendo con cuidado del interior de la cueva.

Un merecido descanso para reponer fuerzas antes de seguir con el ascenso.

A partir de la cueva anterior, la pendiente sigue siendo acusada pero el ascenso tiene menos dificultad.

Otra cueva un poco más arriba.

Se llega a una zona recién roturada para cultivar que hay que atravesar entera durante el ascenso.

Algunos asfodelos arrancados continúan creciendo gracias a las reservas que guardan en la cebolla.

La zona roturada vista desde arriba donde se aprecia la elevada pendiente.

Vista de la zona roturada un año después.

Final de la zona roturada.

A la izquierda del final de la zona roturada se encuentra esta pared de estratos calizos verticales.

Ya casi en la cumbre hay que caminar por las irregularidades que presenta el lapiaz desarrollado en las calizas. Cuando el sol del atardecer ilumina esta zona de calizas blancas, desde Tetuán parece que el Bou Zaitun está nevado.

Camino de la cumbre.



Ya queda poco para llegar a la cumbre.

Llegando a la arista que se dirige hacia el sur.

Estratos inclinados de la cumbre.

Panorámica de la desembocadura del río Martil desde la cumbre del Bou Zaitun.

Aspecto del lapiaz de la cumbre.

Detalle del lapiaz.

Caminando por la cumbre.

Encuentro con un pastor.

Panorámica de Tetuán y del Sidi Timin desde la cumbre del Bou Zaitun.

Vista del pueblo de Dar Jarjor y de las antenas de Tetuán en el Gorgues.

Las antenas del Gorgues.

Vista de la arista de la cumbre del Bou  Zaitun desde el extremo sur.

Extremo sur del Bou Zaitun sobre Dar Jannus.

Descansando sobre Dar Jannus.

Abajo Dar Jannus.

Dar Jannus desde el sur de la cumbre del Bou Zaitun.

Al fondo, a la izquierda, se divisa el Kelti.

El jebel Kelti con nieve en su cima.

Hacia la derecha se observa el valle del río que baja a Zarka. El bosquecillo del centro es del santuario de Sidi M’Ghit, por el que se pasa si la vuelta a Zarka se hace por el Sidi Timin.

Si se decide volver a Zarka por las canteras hay que atravesar estos campos de cultivo pedregosos situados a la izquierda de la bajada a Dar Jannus.

Valle de Dar Jannus.

Valle del Zarka en Dar Jannus.

Calle de Dar Jannus.

Mujeres cargadas de haces de leña volviendo a Dar Jannus.

Bosquecillo de acebuches del santuario de Sidi M’Ghit.

Interior del bosquecillo de acebuches.

Interior del bosquecillo de acebuches.

Los muros de piedra cierran el lugar donde supuestamente está enterrado Sidi M’Ghit.

El riachuelo es uno de los lugares donde paramos a comer y descansar un rato antes de volver a Zarka.

Si hace calor, el agua viene bien para refrescarse.


Como niños, los senderistas se divierten jugando a ver cuánto aguanta el puente roto.


El descenso río abajo nos lleva al borde de la primera cascada del valle.


La cascada desde el camino.


Y ya en Zarka, visita a la casita de juguete.


Huerta de Zarka con almendro en flor.